Capítulo 1: ¿Encontraría a la Maga?

¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguir las formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinada sobre el agua.

Rue de Seine



Quai de Conti



Pont des Arts




Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
Paris, 2013.
lundi 30 septembre 2013
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Parc Montsouris

"Maga, te acordarías quizá de aquel paraguas viejo que sacrificamos en un barranco del Parc Montsouris, un atardecer helado de marzo."

"Lo llevamos hasta lo alto del parque, cerca del puentecito sobre el ferrocarril, y desde allí lo tiré con todas mis fuerzas al fondo de la barranca de césped mojado mientras vos proferías un grito donde vagamente creí reconocer una imprecación de walkyria".



Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Place de la Concorde

"Lo tiramos porque lo habías encontrado en la Place de la Concorde, ya un poco roto, y lo usaste muchísimo, sobre todo para meterlo en las costillas de la gente en el metro y en los autobuses, siempre torpe y distraída y pensando en pájaros pintos o en un dibujito que hacían dos moscas en el techo del coche."





Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Pont des Arts

¿Qué venía yo a hacer al Pont des Arts? Me parece que ese jueves de diciembre tenía pensado cruzar a la orilla derecha y beber vino en el cafecito de la rue des Lombards donde madame Léonie me mira la palma de la mano y me anuncia viajes y sorpresas.



Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
Paris, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Rue de Verneuil

De manera que nunca te llevé a que madame Léonie, Maga; y sé, porque me lo dijiste, que a vos no te gustaba que yo te viese entrar en la pequeña librería de la rue de Verneuil, donde un anciano agobiado hace miles de fichas y sabe todo lo que puede saberse sobre historiografía. Ibas allí a jugar con un gato, y el viejo te dejaba entrar y no te hacía preguntas, contento de que a veces le alcanzaras algún libro de los estantes más altos.




Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Châtelet y la Tour Saint-Jacques

"Era cuestión, después de subirme el cuello de la canadiense, de seguir por los muelles hasta entrar en esa zona de grandes tiendas que se acaba en el Châtelet, pasar bajo la sombra violeta de la Tour Saint-Jacques y subir por mi calle pensando en que no te había encontrado y en madame Léonie."

Châtelet




Tour Saint-Jacques




Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Carrefour de l'Odéon

Me hartabas un poco con tu manía de perfección, con tus zapatos rotos, con tu negativa a aceptar lo aceptable. Comíamos hamburgers en el Carrefour de l’Odéon, y nos íbamos en bicicleta a Montparnasse, a cualquier hotel, a cualquier almohada.



Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Pont des Arts

Más tarde te creí, más tarde hubo razones, hubo madame Léonie que mirándome la mano que había dormido con tus senos me repitió casi tus mismas palabras. «Ella sufre en alguna parte. Siempre ha sufrido. Es muy alegre, adora el amarillo, su pájaro es el mirlo, su hora la noche, su puente el Pont des Arts


Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Carrefour de l'Odéon y cualquier hotel en Montparnasse

Comíamos hamburgers en el Carrefour de l’Odéon, y nos íbamos en bicicleta a Montparnasse, a cualquier hotel, a cualquier almohada.

Carrefour de l'Odéon



Montparnasse. Cualquier hotel



Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Café en el boulevard Saint-Michel

Esa tarde todo anduvo mal, porque mis costumbres argentinas me prohibían cruzar continuamente de una vereda a otra para mirar las cosas más insignificantes en las vitrinas apenas iluminadas de unas calles que ya no recuerdo. Entonces te seguía de mala gana, encontrándote petulante y malcriada, hasta que te cansaste de no estar cansada y nos metimos en un café del Boul’Mich’ y de golpe, entre dos medialunas, me contaste un gran pedazo de tu vida. Cómo podía yo sospechar que aquello que parecía tan mentira era verdadero, un Figari con violetas de anochecer, con caras lívidas, con hambre y golpes en los rincones.



Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.

Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Rue Médicis

[...] o entrar a una pissotière de la rue de Médicis y ver a un hombre que orinaba aplicadamente hasta el momento en que, apartándose de su compartimento, giraba hacia mí y me mostraba, sosteniéndolo en la palma de la mano como un objeto litúrgico y precioso, un miembro de dimensiones y colores increíbles[...]


Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Rue des Lombards

Me parece que ese jueves de diciembre tenía pensado cruzar a la orilla derecha y beber vino en el cafecito de la rue des Lombards donde madame Léonie me mira la palma de la mano y me anuncia viajes y sorpresas. Nunca te llevé a que madame Léonie te mirara la palma de la mano, a lo mejor tuve miedo de que leyera en tu mano alguna verdad sobre mí, porque fuiste siempre un espejo terrible, una espantosa máquina de repeticiones, y lo que llamamos amarnos fue quizá que yo estaba de pie delante de vos, con una flor amarilla en la mano, y vos sostenías dos velas verdes y el tiempo soplaba contra nuestras caras una lenta lluvia de renuncias y despedidas y tickets de metro.



Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Gueto del Marais y el boulevard Sébastopol

Pero ella no estaría ahora en el puente. Su fina cara de translúcida piel se asomaría a viejos portales en el ghetto del Marais, quizá estuviera charlando con una vendedora de papas fritas o comiendo una salchicha caliente en el boulevard de Sébastopol.


Gueto del Marais



Boulevard de Sébastopol



Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.

Capítulo 1: Porte d'Orléans

"Pero otras veces seguíamos hasta la Porte d’Orléans, conocíamos cada vez mejor la zona de terrenos baldíos que hay más allá del Boulevard Jourdan, donde a veces a medianoche se reunían los del Club de la Serpiente[...]"




"Dejábamos las bicicletas en la calle y nos internábamos de a poco, parándonos a mirar el cielo porque ésa es una de las pocas zonas de París donde el cielo vale más que la tierra. Sentados en un montón de basuras fumábamos un rato, y la Maga me acariciaba el pelo o canturreaba melodías ni siquiera inventadas, melopeas absurdas cortadas por suspiros o recuerdos."


Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: rue Verneuil

"De manera que nunca te llevé a que madame Léonie, Maga; y sé, porque me lo dijiste, que a vos no te gustaba que yo te viese entrar en la pequeña librería de la rue de Verneuil, donde un anciano agobiado hace miles de fichas y sabe todo lo que puede saberse sobre historiografía. Ibas allí a jugar con un gato, y el viejo te dejaba entrar y no te hacía preguntas, contento de que á veces le alcanzaras algún libro de los estantes más altos. Y te calentabas en su estufa de gran caño negro y no te gustaba que yo supiera que ibas a ponerte al lado de esa estufa."



Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: Restaurante en la rue Scribe

"[...]Como la noche del terrón de azúcar en el restaurante de la rue Scribe, un restaurante bacán con montones de gerentes, putas de zorros plateados y matrimonios bien organizados. Estábamos con Ronald y Etienne, y a mí se me cayó un terrón de azúcar que fue a parar abajo de una mesa bastante lejos de la nuestra. Lo primero que me llamó la atención fue la forma en que el terrón se había alejado, porque en general los terrones de azúcar se plantan apenas tocan el suelo por razones paralelepípedas evidentes. Pero éste se conducía como si fuera una bola de naftalina[...]"




Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 1: rue des Lombards, Pont Saint-Michel y Pont au Change

"Aún ahora, Maga, me preguntaba si este rodeo tenía sentido, ya que para llegar a la rue des Lombards me hubiera convenido más cruzar el Pont Saint-Michel y el Pont au Change. Pero si hubieras estado ahí esa noche, como tantas otras veces, yo habría sabido que el rodeo tenía un sentido, y ahora en cambio envilecía mi fracaso llamándolo rodeo."

Rue des Lombards



Pont Saint-Michel



Pont au Change




Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.

Capítulo 1: rue du Cherche-Midi

"Sé que un día llegué a París, sé que estuve un tiempo viviendo de prestado, haciendo lo que otros hacen y viendo lo que otros ven. Sé que salías de un café de la rue du Cherche-Midi y que nos hablamos. Esa tarde todo anduvo mal, porque mis costumbres argentinas me prohibían cruzar continuamente de una vereda a otra para mirar las cosas más insignificantes en las vitrinas apenas iluminadas de unas calles que ya no recuerdo."



Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.

Capítulo 1: Belleville y Pantin

"En fin, no es fácil hablar de la Maga que a esta hora anda seguramente por Belleville o Pantin, mirando aplicadamente el suelo hasta encontrar un pedazo de género rojo. Si no lo encuentra seguirá así toda la noche, revolverá en los tachos de basura, los ojos vidriosos, convencida de que algo horrible le va a ocurrir si no encuentra esa prenda de rescate, la señal del perdón o del aplazamiento. Sé lo que es eso porque también obedezco a esas señales, también hay veces en que me toca encontrar trapo rojo."

Belleville



Pantin










Julio Cortázar. Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Capítulo 2: Estación Montparnasse

Me dolía reconocer que a golpes sintéticos, a pantallazos maniqueos o a estúpidas dicotomías resecas no podía abrirme paso por las escalinatas de la Gare de Montparnasse adonde me arrastraba la Maga para visitar a Rocamadour.




Julio Cortázar, Rayuela.
Fotos de Carlos Mal.
París, 2013.
Posted by Carlos Mal

Lo más popular

Etiquetas

Sobre Carlos Mal

Fourni par Blogger.

- Copyright © Rayuela en fotos (París) -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -